Certificados SSL Argentina

FERROCARRIL PRIMER ENTRERRIANO

Esta es una breve reseña histórica del FERROCARRIL PRIMER ENTRERRIANO, actual Línea Ferroviaria Gral Urquiza en la provincia de Entre Ríos.

La actual Línea Ferroviaria Gral Urquiza en la provincia de Entre Ríos, originalmente llamada «FERROCARRIL PRIMER ENTRERRIANO FCPER».

Fue la primera línea de Argentina que utilizó el ancho de vía estándar (o medio, 1,43 metros).

Circuló desde Puerto Ruiz, que era un puerto de ultramar y por esta razón, la construcción de este ferrocarril facilitó el negocio de la exportación y el traslado de productos desde Entre Ríos a Buenos Aires.

Su construcción fue iniciada por un grupo de empresarios de Gualeguay que decidieron comenzar la construcción el 26 de septiembre de 1864.

John Coghlan, un ingeniero irlandés, se hizo cargo del proyecto en enero de 1865, construyendo la vía con materiales adquiridos en Inglaterra, mientras que el material rodante se compró en Estados Unidos.

Se construyeron dos pequeñas estaciones en Gualeguay y Puerto Ruiz en terrenos públicos cedidos por el Estado.

La Asamblea Nacional aprobó la Ley 167 de 7 de octubre de 1865 que autorizaba al Ejecutivo a suscribir 300 acciones en las que participaba.

¿Cuando fué inaugurado?

La inauguración del ferrocarril Primer Entrerriano por el gobernador José María Domínguez tuvo lugar en el contexto de la Guerra de la Triple Alianza, en el 50º aniversario de la declaración de la independencia de Argentina (9 de julio de 1866).

El ferrocarril Primer Entrerriano, que recorría 10 km desde Gualeguay hasta Puerto Ruiz, muchos años después se incorporó al ferrocarril de Entre Ríos, transitando por las vastas cuchillas entrerrianas.

Esi es que fue la primera línea ferroviaria de la Mesopotamia.

(Ex FF. CC. Primer Entrerriano, Central Entrerriano, Noreste Argentino, Central Buenos Aires y del Este).

Por otra parte, el Ferrocarril rural en la provincia de Buenos Aires. (luego Central Bs.As.), establecido por capitales privados argentinos, se originó en 1886 con la concesión de la provincia al «Tranvía Rural» de Don Federico Lacroze.

El primer tramo de la línea de Buenos Aires a Pilar se puso en servicio en 1888, y ese mismo año se puso en servicio el ramal de Pilar a Sarlat.

Cuando se inauguró definitivamente la línea a Pilar, en 1896, una ley provincial la autorizó a funcionar con el nombre de Compañía de Ferrocarriles Centrales de Buenos Aires.

En 1906 este ferrocarril firmó un convenio de tráfico común con el Ferrocarril Central Entrerriano para el transporte de mercancías y pasajeros en «Ferry-Boat» (barco de hierro), estableciendo así el tráfico ferroviario entre Ibicuy (Entrerrios) y Zárate (Buenos Aires) a través del río Paraná.

La línea de Monte Caseros a Misiones, que llegó a Santo Tomé (Corrientes) en 1902.

También fue continuada por la Compañía de Ferrocarriles del Nordeste Argentino a lo largo de la costa del río Uruguay, llegando a la frontera norte de nuestro territorio en 1912, cuando se inauguró el tramo Apóstoles-Posadas.

En ese momento se autorizó a unir sus servicios por «ferry» y se pudo convalidar la autorización de no transitar con el Ferrocarril Central Paraguayo.

Entre Ríos, Corrientes y Misiones se incorporaron así definitivamente al sistema nacional, con la ventaja de cogestionar sus líneas, que hoy se combinan con la línea Urquiza de los Ferrocarriles Argentinos.

Fuente: museo-ferroviario


locomotora de vapor baldwin - locomotoras baldwin en argentina - La primer Locomotora en Entre Ríos -
Locomotora Baldwin nº 7304 «Gualeguay» «La Solis» – Primera Locomotora en circular en la mesopotamia argentina.

La primer Locomotora en Entre Ríos

Locomotora Baldwin nº 7304 «Gualeguay», posteriormente rebautizada como «La Solís» . El 9 de julio de 1866 comenzó a funcionar el ferrocarril primer entrerriano, diseñado y construido por la población local de Entre Ríos.

El tendido de la línea, equivalente al primer ferrocarril pasante mesopotámico del país, fue un hito sin precedentes para nuestra querida Entre Ríos.

El trazado de menos de 10 km entre la ciudad de Gualegay y su puerto natural, Puerto Ruiz, sobre acantilados y muchas zonas pantanosas, en una época de conflicto armado con Paraguay, fue una hazaña enorme para la época.

La línea se puso en funcionamiento con éxito. En pocos meses había llevado al Puerto Ruíz 5.540 toneladas de carga y 8.850 pasajeros.

Pero, por desgracia, las epidemias entre el ganado y la crecida del río desprestigiaron el ferrocarril, que cayó primero en manos del Estado y luego en una empresa de capital británico, la The Entre Rios Railway Company Limited, acontecimiento que no se supo hasta que se pusieron en circulación las locomotoras nuevamente.

El 4 de diciembre de 1944, El Diario de Paraná publicó un artículo que describía el estado de una vieja locomotora en Bajada Grande, cubierta de maleza y abandonada muchos años después de haber sido donada al gobierno estatal.

El artículo pide que se restaure la locomotora, ya que es histórica y no debe morir allí, sino que debe ser expuesta y recibir los cuidados que merece.

FERROCARRIL PRIMER ENTRERRIANO - Locomotora Baldwin nº 7304 La Solis - Gualeguay
Foto: «El Diario de Paraná»

En 1950, el gobierno provincial donó la locomotora a la ciudad de Gualeguay.

El 9 de julio de 1951, numerosas personas se reunieron para recibir la locomotora del primer ferrocarril Entrerriano, y desde entonces ha sido restaurada y colocada en su posición definitiva, en las vías de la ciudad para su exposición y homenaje.


Estación de Ferrocarril Gualeguay

Esta hermosa estación se encuentra en la provincia de Entre Ríos, en el departamento de Gualeguay.

Para entender un poco más sobre este lugar, debemos mencionar que el Ferrocarril Primer Entrerriano, con capital privado nacional, construyó el corredor desde Gualeguay hasta Puerto Ruiz, en tierras fiscales cedidas por el estado nacional.

Casualmente, su inauguración tuvo lugar en el contexto de la guerra de Paraguay, precisamente en el 50º aniversario de la declaración de independencia de Argentina.

La locomotora de vapor de Gualeguay (posteriormente rebautizada como La Solís) realizó el viaje inaugural, siendo una Baldwin Nº 7304.

Este se conserva, expuesto en la avenida Primer Entrerriano, frente a la estación.

Unos años después, debido a una terrible crecida del río Gualeguay, el Primer Entrerriano dejó de funcionar durante siete meses y pidió ayuda al gobierno.

En 1874 el ferrocarril pasó a manos del Estado y se denominó «Ferrocarril Central Entrarriano».

Finalmente, en agosto de 1891, el Central Entrerriano fue comprado por la empresa de capital británico The Entre Rios Railway Company Limited, que lo rebautizó como «Ferrocarril Entre Ríos».

Nacionalización del ferrocarril – gobierno de Perón

Esta empresa funcionó hasta los días de las masivas nacionalizaciones durante el gobierno de Perón, pasando a la flamante administración del Ferrocarril Nacional Urquiza.

Este corredor prestó servicios de transporte de mercancías y pasajeros hasta el fatídico 10 de marzo de 1993, cuando el «menemato» suprimió por completo los servicios al interior del país.

En la década de 1990 se construyó un Corsódromo en el patio de carga de la estación de Gualeguay, para celebrar los clásicos carnavales de la zona.

El 9 de octubre de 2010 se inauguró el museo del «Ferrocarril Primer Entrerriano» dentro del edificio.

En cuanto al edificio, podemos decir que su estado es muy bueno. Esto se debe a los esfuerzos del personal del museo.

Sin embargo, los raíles están más que enterrados y parece ser que por aquí nunca ha pasado un tren.

También el óxido estaba presente en el resto del lugar, dando paso a la vegetación para que invadiera todo.

Una vez que entramos en el recinto de lo que hoy es el Corsódromo, era difícil imaginar otros tiempos pasados, cuando el tráfico de barcos de carga procedentes de Puerto Ruiz era incesante.

Realmente tuvimos que esforzarnos para intentar pensar esas imágenes en nuestras mentes.

El depósito de agua con su tolva de hidrantes y los dos talleres de locomotoras siguen en pie, pero están completamente usurpados por las familias como resultado del abandono imperante de nuestros ferrocarriles en el país.

Gualeguay es otro de los cientos de casos en los que la falta de un tren ha hecho que las instalaciones ferroviarias se reutilicen para otros fines.

Los lugareños pueden disfrutar de unos días al año de buenas carreras en lo que fue la planta ferroviaria, pero ya no sus trenes.

Fuente de las fotos: https://www.lodelpampa.com.ar/

PHM Paraná Hacia el Mundo

Otra fuente del relato final: http://endesvio.blogspot.com/ (no activamos el enlace pues carece de certificado SSL)

Deja una respuesta