Museo de la Historia de la Medicina de Bolivia

Museo de la Historia de la Medicina, es el único en Bolivia y el tercero en Latinoamérica.

El Museo de Historia de la Medicina Francisco de Viedma, Patrimonio Histórico y Cultural de Cochabamba.

En la foto: El doctor Luis Quiroga muestra cómo funciona el primer tomógrafo de Cochabamba. (Ph:José Rocha, Los Tiempos)

Cumple nueve años exponiendo la historia de la medicina mundial en imágenes, reliquias de la práctica médica e incluso aparatos como el primer tomógrafo que llegó a Cochabamba en 1910.

Sin embargo, las deficiencias de infraestructura que tiene impiden su adecuado funcionamiento, lo que ocasiona que una parte del museo está archivada.

Este museo nació, creció y fue preservado gracias a la pasión y al amor del Dr. Luis Edgar Quiroga y Quiroga por la medicina y la museología.

Actualmente, ubicado en la esquina de las calles Venezuela y Oquendo, las reliquias, pinturas e historia del desarrollo de la ciencia médica en Cochabamba y el mundo se exhiben en diez salas.

Según Quiroga, el Museo de la Historia de la Medicina, es el único en Bolivia y el tercero en Latinoamérica.

Cómo empezó todo, algo de historia.

La idea nació del Dr. Luis Edgar Quiroga y Quiroga, especialista en Geriatría y Medicina familiar, quien después de haber estudiado en Estados Unidos regresó a Bolivia en 1996 e impulsó la creación del proyecto.

Ya en septiembre de 1996, la Casona Santiváñez acogiá por primera vez al que sería el primer Museo de Historia de la Medicina; sin embargo, debido a su inadecuada ubicación, fue cerrado el año 2000.

Entre 2000 y 2006, Quiroga exigió constantemente a la Alcaldía Municipal de Cercado reabrir el museo o, en su caso, devolverle todos los objetos donados por él y otros médicos.

Finalmente, en 2007, el Museo fue reubicado en el pabellón de cirugías Dr. Cleomedes Blanco, convertido entonces en el depósito del Hospital Viedma.

El Museo

Hasta hace un tiempo, la Dirección Municipal de Salud (Dimusa) era la responsable directa de su administración y control, hoy el museo depende de la Oficialía Superior de Cultura, dado el aporte cultural e histórico que representa para la ciudad.

A pesar de verse pequeño, el Museo cuenta con diez salas de exposición, cada una con su nombre respectivo y un cuadro temático que ambienta el espacio.

Todos los cuadros fueron pintados al óleo por el director Luis Edgar Quiroga, dijo Max Munckel, Oficial Superior de Cultura del departamento.

Salas de exposición del Museo de la Historia de la Medicina

Primera sala

La primera sala, denominada Medicina Universal, expone en imágenes la historia de la medicina, desde la prehistoria hasta la actualidad.

La historia que emana del recinto sólo puede ser comprendida observando la gama de fonendoscopios, tensiómetros, martillos, termómetros, jeringas y balanzas utilizados por los médicos de antes y hoy.

Segunda sala

Inspirada en el atuendo que usa el médico, la segunda sala expone, desde un antiguo bombón o sombrero, bastón y maletín hasta el típico mandil blanco utilizado por los antiguos galenos.

Tercera sala

En la tercera sala de radiología, se encuentra un aparato de rayos X, el cual data de 1910.

Quiroga comenta que la compañía General Electric ofreció llevarse el equipo para su museo y que enviarían a cambio un tomógrafo de última tecnología.

El ofrecimiento fue rechazado por el director Quiroga, dado el valor histórico que representa la reliquia.

Cuarta sala

En la cuarta sala podemos encontrar fotografías de médicos que trabajaron en Cochabamba y aportaron a la región.

Entre los que figuran el Dr. Julio Rodríguez, fundador del Hospital Viedma, y los doctores Aurelio Melean y Aurelio García, ambos fundadores de la Facultad de Medicina de la Universidad Mayor de San Simón en 1932.

Además de otros tan notables como los anteriores. Las fotografías expuestas son donaciones de los familiares.

Quinta sala

Entre asombro y curiosidad, la quinta sala de exposición ambienta la Botica o farmacia del Hospital Viedma que data de 1880.

En ella, aún se observan los amarillos y pardos líquidos y polvos expuestos ordenadamente por las monjas de la congregación de Santa Ana con el propósito de curar las dolencias de la época.

La Botica también cuenta con un esterilizador de agua, frecuentemente usado por las religiosas de Santa Ana para diluir los medicamentos e inyectarlos a los pacientes de la época.

Hoy el agua esterilizada recibe el nombre de suero.

Entre risas y asombro, el doctor Quiroga explica que la esterilización de la época no era eficaz, ya que el agua, al solo contacto con el ambiente, contrae bacterias que producen reacciones tremendas en los pacientes.

Sigue el recorrido

Al transitar por los históricos y viejos pasillos , los visitantes se transportan al siglo XIX.

Para sentirse por unos minutos al interior de las salas de laboratorio, cirugía y oftalmología que corresponden a los demás espacios de exhibición con las que cuenta el museo.

Para finalizar el recorrido, un herbario, dedicado a los conocimientos ancestrales y naturistas de los kallawayas,

Este herbario, perfectamente conservado, ubica a los visitantes en la última sala, denominada de la medicina tradicional.

El doctor Quiroga explicó que el herbario fue recolectado y donado por un padre jesuita de la provincia Tiraque.

«The Doctor»

Para inspirar el ambiente, y de manera ilustrativa, una pintura llama la atención de todos aquellos que quedan atrapados en la historia de las ciencias médicas.

«The Doctor» o «El Doctor» por su traducción al español.

El óleo retrata a un triste, preocupado e impotente doctor que observa morir a una niña con difteria, mientras su madre llora, en una esquina del aposento, por la agonía de su hija.

La Infraestructura, un problema

Las dependencias del museo colindan con la morgue, el Pabellón de Quemados y el Geriátrico del Hospital Viedma.

Por lo que el doctor Quiroga alerta del permanente riesgo de infección que hay en el lugar.

El riesgo es mayor cuando la sangre de la morgue drena al museo por una pared que colinda con una de las salas de exposición.

Después de un recorrido por el lugar, se constató que la falta de infraestructura es el principal problema que afecta al museo.

Por ejemplo, la sala de laboratorio está apilada de óleos y reliquias que no quepan en el recinto, asimismo el pasillo es utilizado como sala de exposición.

También, la ausencia de baños y salones de congresos son un impedimento más para realizar congresos internacionales sobre historia médica.

Max Munckel, oficial Mayor de Cultura, aseguró que el municipio está en negociaciones con la Gobernación para lograr la ampliación del museo, debido a su gran valor patrimonial.

Por su parte, Luz Ordoñez, jefa de Patrimonio Cultural de la Alcaldía, quien es experta en gestión patrimonial.

A fin de asegurar la estabilidad de la infraestructura del museo, se buscará conseguir el comodato como figura legal.

Por su parte, el doctor Quiroga ratificó que el mejor lugar para el museo es el que actualmente ocupa.

Puesto que el Hospital, la Facultad de Medicina y ahora el museo son parte inseparable del complejo Viedma, dado el fin común que cumplen, práctica y conocimiento de las ciencias médicas.

Planes

Así que, las negociaciones para la ampliación de las instalaciones del museo no son un impedimento para la formulación de planes a futuro.

La finalidad es tener un señor museo para Cochabamba.

Según lo que cuenta el doctor Quiroga, se prevé la ambientación de un «consultorio del médico del año 1900».

También, la instalación de otras salas de exposición entre las que estará la de «medicina del año 3000» y el desarrollo de clases de museología.

Entonces, para quienes deseen transportarse en el tiempo y conocer las riquezas históricas de las ciencias médicas.

No tiene más que ir al museo, que está ubicado en la calle Oquendo y Venezuela.

El horario de atención es de lunes a viernes de 08:00 a 12:00 por las mañanas y de 14:30 a 18:30 por las tardes.

Fuente: http://www.lostiempos.com/

Cómo llegar al Museo de la Historia de la Medicina

Para saber Dónde queda, use sus dedos sobre el mapa, si se encuentra en su Móvil o el mouse desde una PC.

Deja una respuesta